Proyecto de intercambio 2019: Informe de Chile

A principios de octubre, después de un viaje de unas 27 horas, los cuatro cuidadores de animales de las ciudades de Essen y Hannover aterrizaron en Santiago de Chile. Allí fueron recibidos por dos miembros de FinnDomingo eV, que previamente habían preparado todo en el sitio para que el proyecto se ejecute de la mejor manera posible.

4 de octubre de 2019: Bienvenidos al aeropuerto de Santiago de Chile (desde la izquierda): Heinz Schulze (instructor, Essen), Martin Bleicher (instructor, Hannover), Eileen Föge (aprendiz, Hannover), Karsten Nagel y Ellen Stähr (FinnDomingo eV), Denise Blietschau (aprendiz, Essen).

 

Chile_2019-Bericht
Además del trabajo de rutina en el Refugio Patitas Sin Hogar, los días del equipo fueron determinados por tareas de obrero, charlas sobre entrenamiento de perros y demostraciones prácticas, así como operaciones de rescate.

 

A diferencia de los refugios de animales alemanes, donde se pueden encontrar muchas especies diferentes, en Chile, en los pocos refugios de animales, casi solo hay perros. Sin embargo, estos suelen estar mucho mejor socializados entre sí que los perros en Alemania y, por lo tanto, pueden vivir en grupo.

 

Los perros que viven en el Refugio Patitas Sin Hogar tienen mucho espacio y pueden correr y jugar todo el día. Los pasillos se introdujeron para entrenar cada perro a andar con correa. En los últimos años, la necesidad de pasear diariamente al perro ha sido cada vez más reconocida y aceptada por los chilenos. Por lo tanto, un perro bien entrenado tiene mejores posibilidades de ser adoptado.

 

Hay perros callejeros que viven una buena vida. Sin embargo, los lugareños conocen los rincones donde vegetan animales en grandes cantidades, cuya condición física puede espantar incluso a cuidadores de animales con larga experiencia. Las autoridades y la mayoría de los ciudadanos ignoran esta situación, que es un problema grave para el bienestar animal, así como para la salud y la seguridad públicas.

 

El equipo alemán quedó impresionado al experimentar la perseverancia con la que los animalistas chilenos luchan por mejorar la situación en circunstancias que a veces parecen completamente desesperadas; más encima, generalmente están mal equipados y con muy escasos recursos.

 

En cada refugio siempre hay algo para construir o reparar. Fue una experiencia valiosa para el equipo alemán tener que encontrar soluciones creativas para compensar la falta de recursos. Por ejemplo, ¿si no hay acceso al agua corriente ni barriles de lluvia para comprar, ¿qué se puede hacer para recoger el agua de lluvia?

 

Otra experiencia muy intensa para los alemanes fue tener que familiarizarse con un entorno completamente nuevo, más encima, con poca capacidad de comunicarse lingüísticamente. El guía turístico de FinnDomingo eV, y, sobre todo, la cálida bienvenida y cordial atención de los anfitriones chilenos…

 

… han contribuido significativamente al hecho de que los cuatro “gringos” aprendieron a amar al país y a su gente en poco tiempo.

 

La última semana de la estadía estuvo determinada por las revueltas sociales repentinamente estalladas en Santiago de Chile, las que inmediatamente se extendieron por todo el país y fueron acompañadas por saqueos y una ira destructiva generalizada. Aunque pronto se hizo evidente que los alemanes no estaban personalmente en peligro, estaban considerablemente preocupados por sus nuevos amigos chilenos y por el futuro del Refugio Patitas Sin Hogar.

 

26 de octubre de 2019: Adiós a nuestros queridos amigos. La visita fue una ganancia para todos.

 

Conclusión

Nuestro proyecto de intercambio chileno-alemán ha sido un éxito para todos los involucrados.

Sin embargo, queda una amargura: debido a los disturbios, varias acciones planificadas no pudieron llevarse a cabo (entrevista en la radio, visita a la editorial de un gran periódico, dos charlas en el colegio, visita a la escuela de perros policiales). Dado que el Refugio Patitas Sin Hogar se financia exclusivamente con donaciones privadas, estos elementos del programa habían sido dirigidos a atraer la atención pública hacia el Refugio y a motivar a los ciudadanos a donar.

Lamentablemente, esta meta no la logramos. Por el contrario, debido a la situación incierta y el miedo al futuro que prevalece en muchas partes de la población chilena, los ingresos del Refugio se han desplomado desde entonces. ¡Pues, el apoyo es más necesario que nunca!

 

Leave a Comment